tienda
Buscar por palabra:     De:     a:    

Se extiende convocatoria para segundo concurso de “Booktubers”
Por: RIR/NMN
Con el lema “Lee, graba, comparte”, el Segundo Concurso Internacional de Booktubers, dirigido a niños y jóvenes de entre 9 y 15 años de edad, extiende su periodo de inscripción hasta el 24 de febrero próximo, para que un mayor número de niños y jóvenes se animen a participar en cualquiera de las dos categorías: A, para niños de 9 a 11 años, y B, para adolescentes de 12 a 15 años. Esta convocatoria es organizada por el Fondo de Cultura Económica y las secretarías de Educación Pública, Relaciones Exteriores y Cultura federal, por el Centro de Cultura Digital y la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo.
Con el lema “Lee, graba, comparte”, el Segundo Concurso Internacional de Booktubers, dirigido a niños y jóvenes de entre 9 y 15 años de edad, extiende su periodo de inscripción hasta el 24 de febrero próximo.

El certamen organizado por las secretarías de Educación Pública (SEP), Relaciones Exteriores (SRE) y Cultura federal, el Centro de Cultura Digital y la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo, recibiría trabajos hasta el 10 de febrero.

Sin embargo, la fecha se extendió dos semanas más a fin de que un mayor número de niños y jóvenes se animen a participar en cualquiera de las dos categorías: A, para niños de 9 a 11 años, y B, para adolescentes de 12 a 15 años.

El Fondo de Cultura Económica (FCE) informó que los interesados deberán presentar un video de máximo tres minutos en idioma español, sin importar el territorio geográfico en el que residan, recomendando algún título de la serie A la Orilla del Viento, que el año pasado celebró 25 años de existencia.

Los libros que se eligieron para quienes participen en la Categoría A son: Concierto No. 7 para violín y brujas, de Joel Franz Rosell; Travesuritis aguda, de Rafael Barajas, El Fisgón; La decisión de Ricardo, de Vivian Mansour, y El profesor Zíper y la fabulosa guitarra eléctrica, de Juan Villoro.

Para aquellos que deseen competir en la Categoría B tienen como opción los libros: Un viejo gato gris mirando por la ventana, de Antonio Malpica; Los osos hibernan soñando que son lagartijas, de Juan Carlos Quezadas; En la oscuridad, de Julio Emílio Braz; y Odisea por el espacio inexistente, de M. B. Brozon.

El jurado calificador estará integrado por cinco autores y Booktubers, quienes elegirán dos videos ganadores, uno por categoría. Los resultados se darán a conocer por correo electrónico y a través de la página del FCE.

Quienes resulten ganadores, recibirán un reconocimiento, una tableta y un paquete de libros del Fondo, además de un taller en el Centro de Cultura Digital con un programa de capacitación para jóvenes Booktubers y un micro documental sobre el fenómeno Booktuber y su impacto en los niños y jóvenes, a partir de la experiencia de los participantes en esta convocatoria.

Fuente: Notimex / México / Ciudad de México

Explorará nueva lírica infantil
Por: Virginia Bautista

La mayor parte de la poesía para niños y jóvenes que se escribe en Iberoamérica sigue muy vinculada a la lírica tradicional, a la tradición oral, como las coplas, las adivinanzas, las retahilas, y, sobre todo, al verso rimado. Es el imperio de la rima, afirma el escritor e investigador Adolfo Córdova (1983). Lo anterior le parece bien, pero nota un desgaste del género. Como que hay un reciclamiento de las fórmulas. El autor de El dragón blanco y otros personajes olvidados (FCE), obra ganadora del Premio Bellas Artes de Cuento Infantil Juan de la Cabada 2015, que presentará el 9 de febrero en el Centro Cultural Bella Época, a las 19:00 horas, admite que la propuesta de una poesía más arriesgada busca de alguna manera un nuevo lector. 

La mayor parte de la poesía para niños y jóvenes que se escribe en Iberoamérica sigue muy vinculada a la lírica tradicional, a la tradición oral, como las coplas, las adivinanzas, las retahilas, y, sobre todo, al verso rimado. 

Es el imperio de la rima, afirma el escritor e investigador Adolfo Córdova (1983). Lo anterior le parece bien, pero nota un desgaste del género. Como que hay un reciclamiento de las fórmulas. 

Parece que muchos poetas siguen escribiendo lo mismo e igual que Federico García Lorca. Hay un estancamiento, agrega. 

Quien realizó una maestría en Libros y Literatura Infantil y Juvenil en la Universidad Autónoma de Barcelona advirtió esta tendencia después de leer alrededor de 170 libros de poesía de 14 países de Iberoamérica, que se publicaron en los últimos tres años. 

Elaboró este diagnóstico, explicaba solicitud del comité académico del III Congreso Iberoamericano de Lengua y Literatura Infantil y Juvenil, efectuado en la Ciudad de México en noviembre pasado, en el que dio a conocer los resultados a través del ensayó Tres reflejos de la poesía del tríenlo y una pregunta, y tras ubicar algunos títulos notables, las tendencias principales y los creadores destacados, lo que más llamó la atención del también comunicólogo fue la poesía no tradicional, de verso libre, de cruce de medios. 

Es decir, poetas que están experimentando una musicalidad que no se crea con la rima, si no con el propio ritmo del creador. Puede ser una prosa más poética o también verso tradicional, pero sin rimar. Creo que aquí hay más experimentación, innovación, más variedad de temas y formas de acercar la poesía a los niños, añade. 

El narrador y poeta se propone ahora explorar ese territorio. La aproximación a nuevas formas, la hibridación genérica; las posibilidades que abre el diálogo entre texto, imagen y diseño construyen un tipo de literatura alejada de los estereotipos y prejuicios con los que se asocia muchas veces a la poesía para niños. 

Para este proyecto de investigación solicitó dos becas de estancia o residencia que le acaban de conceder: una en la Biblioteca Internacional de la Juventud (International Youth Library) de Múnich, Alemania, y la otra en la Universidad de Castilla La Mancha, en Cuenca, España, que realizará de junio a octubre próximos. 

El también promotor de la lectura destaca que estos dos lugares son fundamentales para el estudio de la literatura infantil y juvenil, por sus ricos acervos dedicados al tema. 

La Biblioteca Internacional de la Juventud de Múnich, fundada en 1949 por Jella Lepman, posee una colección de 620 mil títulos de literatura infantil y juvenil en cien idiomas diferentes, es única en el mundo. Aún no sé cuántos están en español y de éstos cuántos son de poesía. Pero en eso trabajaré, apunta. 

Y en España llegará al Centro de Estudios de Promoción de la Lectura y Literatura Infantil de la Universidad de Castilla La Mancha, que alberga uno de los acervos más importantes en español de este género. 

UN NUEVO LECTOR 

Adolfo Córdova detalla que el objetivo de su investigación será focalizar en la producción de poesía no rimada publicada entre 2006 y 2016 en Iberoamérica y dirigida a niños de entre 0 y 12 años, de autores contemporáneos, prestando especial atención a las nuevas voces. 

Aunque aclara que los objetivos se pueden ajustar dependiendo de lo que encuentre. Tal vez busque hacer además un recorrido histórico de la poesía no rimada para niños y revisar cómo ha ido evolucionando. 

El autor de El dragón blanco y otros personajes olvidados (FCE), obra ganadora del Premio Bellas Artes de Cuento Infantil Juan de la Cabada 2015, que presentará el 9 de febrero en el Centro Cultural Bella Época, a las 19:00 horas, admite que la propuesta de una poesía más arriesgada busca de alguna manera un nuevo lector. 

Este tipo de poesía está buscando un público que no quiere esa mirada más tradicional ligada a la rima y a ciertos temas más cercanos a la primera infancia, con juegos del lenguaje, donde la rima y la sonoridad tienen importancia vital, asegura. 

Dice que la idea, al terminar el proyecto, es publicar un libro que se llamará tentativamente Otra música. Una mirada a la poesía no rimada para niños en Iberoamérica, que reunirá una antología de poemas representativos y tres estudios. 

En cuanto al método de su investigación adelanta que primero hará una versión ampliada de su ensayo Tres reflejos de la poesía del tríenlo y una pregunta, que funcione como introducción y en el que se exponga el estado de este arte con una mirada crítica. 

Después, el autor de la novela Para la niña detrás del árbol elaborará el texto de Otra música..., en el que intentará dar respuestas a preguntas como: ¿cuáles son los intereses temáticos y formales de los poetas?, ¿qué historia de la infancia están construyendo estos libros?, ¿a qué experiencias estéticas nos abre la poesía no rimada?, ¿es posible identificar una evolución dentro de este estilo? y ¿cuáles son los vacíos y los retos en contraste con la producción europea?, entre otras. 

Córdova está entusiasmado con la investigación, pues, dice, echará luz sobre la poesía contemporánea no rimada o de verso libre, zona poco estudiada, además de dar mayor visibilidad a la poesía. 

Ese género que, como decía Tarkovsky, nos plantea otra manera de mirar el mundo. 

Fuente: Excélsior / México / Ciudad de México

“Toda burocracia crea su sistema de censura”
Por: Gerardo Antonio Martínez

Al historiador norteamericano Robert Darnton no le espanta hablar del binomio censura-autocensura. Lo ha estudiado y conoce a profundidad las consideraciones que deben tomarse en cuenta al hablar de ese fenómeno, que de inicio reconoce demasiado complejo como para trivializarlo como “una serie de restricciones de todo tipo”. Reconocido por sus obras sobre la cultura del libro, como: La gran matanza de los gatos y otros episodios en la historia de la cultura francesa y Edición y subversión. Literatura clandestina del Antiguo Régimen, y Censores trabajando. De cómo los Estados dieron forma a la literatura –publicados por el Fondo de Cultura Económica–, este profesor de la Universidad de Princeton habla de la autocensura en la literatura, la vigilancia e intervención del Estado en periodos de crisis, la evolución del concepto de originalidad, el plagio y los retos a los que se puede enfrentar un escritor cuando se convierte en funcionario público.

Al historiador norteamericano Robert Darnton no le espanta hablar del binomio censura-autocensura. Lo ha estudiado y conoce a profundidad las consideraciones que deben tomarse en cuenta al hablar de ese fenómeno, que de inicio reconoce demasiado complejo como para trivializarlo como “una serie de restricciones de todo tipo”.

Reconocido por sus obras sobre la cultura del libro, como: La gran matanza de los gatos y otros episodios en la historia de la cultura francesa Edición y subversión. Literatura clandestina del Antiguo Régimen, y Censores trabajando. De cómo los Estados dieron forma a la literatura –publicados por el Fondo de Cultura Económica–, este profesor de la Universidad de Princeton habla de la autocensura en la literatura, la vigilancia e intervención del Estado en periodos de crisis, la evolución del concepto de originalidad, el plagio y los retos a los que se puede enfrentar un escritor cuando se convierte en funcionario público.

De visita en nuestro país para participar en el III Congreso de Historia Intelectual de América Latina, organizado en noviembre de 2016 por El Colegio de México, Darnton se da un espacio para conversar la censura en la formación de la literatura en la Francia antes de la Revolución, la India bajo el dominio británico y en el régimen comunista de Alemania Democrática, casos que –asegura– pueden explicar cómo funciona este fenómeno en otros ámbitos.

Usted sostiene que definir la censura sólo como una serie de “restricciones de todo tipo significa trivializarla” para después comparar el trabajo de censores en la Francia del siglo XVIII con el de los editores actuales. ¿Cuál es la diferencia?

La censura es un fenómeno muy complejo e involucra muchos tipos distintos de actividades y lo último que debemos hacer es simplificarla. Cuando presenté este trabajo le gustó a mis editores, pero me dijeron: “Estos censores [Francia del siglo XVIII] son como yo”. Por supuesto que el propósito de Censores trabajando es ir hasta el fondo del trabajo real y directo de los censores. Y eso sólo se puede hacer mediante un trabajo de muchos años en los archivos. Actualmente la gente me pregunta: “¿Hay censura alrededor de nosotros?” Necesitamos investigar en nuestro propio mundo para entender las características propias de la censura en cada sistema político. Por supuesto, este libro se centra en la censura de libros de literatura y está alejado de los fenómenos que ocurren en la prensa, la televisión y en internet. No pretendo entender todos los tipos de censura, pero es un estudio serio y detallado que nos puede explicar cómo funciona actualmente.

¿Cómo es que cada régimen político define qué será censurado y qué no será censurado?

Los regímenes no hacen decisiones de ese tipo de un día para otro. Cada sistema de censura sólo se entiende como parte de un sistema cultural y político. Más allá de que cada sistema tiene una evolución histórica llega un momento en que los censores de cada sistema tienen una idea relativamente clara de lo que implica o significa la censura. Por ejemplo, cuando hice mis investigaciones en la Alemania Democrática en 1989-90, los censores definieron su trabajo como “planeación”. La conversación inició cuando ellos me dijeron que en mi país, Estados Unidos, también había censura y que se llamaba “mercado”. Con el caso de la Alemania Democrática, además de la Francia del siglo XVIII, que tenía que ver con la noción de privilegio y el Raj Británico en la India del siglo XIX, que tenía que ver con la vigilancia, tenemos tres conceptos sobre la censura a partir de la práctica real de los censores. Debemos hacer un acercamiento antropológico para entender cómo funciona la censura y cómo se ejerce el poder en cada uno de estos tres casos. En el caso francés existía lo que se puede llamar una “policía del libro”. Pasé varios meses en los archivos de la Bastilla siguiendo algunos casos de cómo esta policía seguía la pista y a veces detenía y encarcelaba a escritores y editores.

En un fragmento de su libro, cuando expone el caso de la censura en Alemania Democrática, utiliza la palabra spielraum, una especie de negociación entre el editor o escritor con los censores. ¿Cómo se define en los otros dos casos?

Todo régimen autoritario tiene un espacio para los acuerdos y la negociación. Quizá, las excepciones son la Alemania de Hitler y la Rusia de Stalin. En general creo que los sistemas políticos son muy complejos y casi siempre existen espacios de maniobra. Justo la palabra spielraum se traduce como “espacio de negociación”. En la Francia del siglo XVIII los propios censores se comunicaban con los escritores y les sugerían cambios. En el caso de la India, el Servicio Civil Indio no sólo tenía comunicación con los escritores, sino que algunas veces premiaba un tipo de literatura que era favorable al régimen británico en la India. Un regalo típico eran relojes de pulsera. El Servicio Civil Indio no intervenía mucho. Dejaba a los nativos hacer su literatura pero tenía un registro muy puntual de lo que escribía cada autor. Aunque en términos generales no intervenía mucho, en periodos de crisis políticas podía actuar como un sistema muy represivo.

En el caso de la Francia del siglo XVIII y la Alemania Democrática del siglo XX vemos que el trabajo de censores estatales corresponde a un trabajo administrativo. En el caso de la India vemos que esto llega a las Cortes. ¿Cuáles serían las condiciones para que un Estado lleve el trabajo de censura del orden administrativo-burocrático a los jueces?

El Servicio Civil Indio era un aparato burocrático muy desarrollado y muy complejo. La Francia del siglo XVIII y la Alemania Democrática tenían burocracias muy distintas en su forma de funcionar. Los archivos revelan que cada una de estas burocracias funcionaba de manera muy particular. Cualquier sistema político contemporáneo necesita una burocracia que opere sus procedimientos. En la forma o en el formato no hay diferencias significativas.

Usted ha sostenido que la censura siempre va unida a la autocensura. ¿Cómo entender este binomio?

La autocensura está presente en todo régimen autoritario, ya que todo escritor bajo un régimen de ese tipo tiene temor a exceder esos límites. En lo que difieren es que no es la misma línea en la Francia del siglo XVIII que en la Alemania del siglo XX. Los alemanes incluso acuñaron un término para describir la obediencia a las líneas del partido. Estas serían algunas de las particularidades que distinguen a la Alemania del siglo XX de la Francia del siglo XVIII.

¿Cómo entiende usted la evolución del concepto del plagio en los casos que ha estudiado?

En el caso de la Francia del XVIII en cuanto aparecía un libro en París, al poco tiempo aparecía el mismo libro publicado en Ginebra, Bruselas y en Ámsterdam. Esto es propiamente piratería. Estoy seguro de que en ese periodo la mayoría de los libros era producto pirata. Curiosamente esa práctica democratizó la literatura. Ahora, lo que un francés del siglo XVIII entendía por plagio no corresponde a lo que entendemos hoy. Un diccionario de esa época nos lleva a una definición distinta de la que tenemos ahora. En los siglos XVI y XVII no existía esta noción del autor único y sagrado. Era muy común que los autores tomaran fragmentos de varias fuentes, como lo vemos en Don Quijote, de Cervantes, y en las obras de Shakespeare. Pero esos sólo son dos ejemplos. Es hasta el siglo XVIII cuando se origina el culto al autor. Mi colega y amigo Roger Chartier, en sus últimos dos libros se ocupa de esta “fluidez” de textos, de estos intercambios.

En casos de escritores que entran al servicio público cómo funcionarios. ¿Dónde termina la libertad del escritor e inician las responsabilidades del funcionario?

Sin duda, ese es un problema para los escritores. Habría que ver los contextos para entender cada caso. Hay un ejemplo en la Francia del siglo XVIII de un censor, de nombre Crebillón, que escribía libros que sabía de antemano que no contarían con el privilegio del rey y directamente buscaba su publicación clandestina. Esto es una paradoja, una contradicción. Justamente en las paradojas encontramos los puntos de quiebre y los ámbitos de negociación, donde se tiran las rayas o no se tiran las rayas. Acostumbro a buscar las sorpresas, las contradicciones porque es en ellas donde salen a flote los aspectos oscuros u opacos. La vocación del historiador es colocarse en otros universos mentales de otra época porque sólo así se pueden entender esas contradicciones.

Fuente: Confabulario/El Universal / México / Ciudad de México

Libros para el verano / “Santa María Tonantzin Virgen de Guadalupe. Continuidad y transformación religiosa en México”
Por: Jaime Duran Barba
Santa María Tonantzin Virgen de Guadalupe. Continuidad y transformación religiosa en México, Richard Nebel, Fondo de Cultura Económica. Los avances de la ciencia y la arqueología ponen en cuestión muchos mitos de las religiones. ¿Significa eso que las religiones pierden sentido? La fe está en otro ámbito que desarrolla Nebel a propósito de la construcción de la advocación de la Virgen de Guadalupe, que es al mismo tiempo la diosa precolombina Tonantzin del Tepeyac. Libro provocador y constructivo para quienes se interesan en el tema religioso, trae una hermosa reproducción del Nican Mopohua en idioma náhuatl.
Sigo recomendando lecturas:

1. El gorila invisible, Christopher Chabris y Daniel Simons, Siglo XXI. Cuando trabajamos en política todos nos preocupamos de que sea correcto el mensaje que comunicamos, afinamos todos los aspectos de lo que se dice. A veces no nos acordamos de que necesitamos saber lo que los electores comprenden de ese mensaje. Dentro de la tradición académica conductista se han producido muchos textos interesantes sobre cómo la gente decodifica el mundo. Uno de los más amenos y con más respaldo empírico es El gorila invisible. En varios experimentos los autores analizan la “ceguera inatencional” que nos impide registrar eventos demasiado inesperados. Después de leer El gorila... se supera la visión inocente de la relación entre la realidad y lo que conoce la gente.

2. Blink. ¿Por qué sabemos la verdad en dos segundos?, Malcolm Gladwell, Taurus. Todos los textos de Gladwell son valiosos para reflexionar sobre cómo funciona nuestro cerebro. Más allá de las teorías, en todos los campos tomamos posiciones a partir de pulsiones que surgen de nuestros genes y que son inamovibles. No se pueden cambiar ni con discursos ni con argumentos racionales. Otros libros del mismo autor son David y Goliat (en castellano) y The Tipping Point.

3. Mapas del tiempo. Introducción a la “Gran Historia”, David Christian, Crítica. Christian enmarca la historia de la humanidad dentro del período que va desde el Big Bang hasta el enfriamiento final del universo. Si para otros los hechos más sobresalientes del siglo XX fueron las guerras mundiales y la revolución soviética, desde la gran historia lo importante fue que pasamos de 1.600 millones de seres humanos a 7 mil millones. Los mapas del tiempo de nuestra especie nos sitúan en una perspectiva que permite comprender de una manera menos antropocéntrica la realidad y la política.

4. Santa María Tonantzin Virgen de Guadalupe. Continuidad y transformación religiosa en México, Richard Nebel, Fondo de Cultura Económica. Los avances de la ciencia y la arqueología ponen en cuestión muchos mitos de las religiones. ¿Significa eso que las religiones pierden sentido? La fe está en otro ámbito que desarrolla Nebel a propósito de la construcción de la advocación de la Virgen de Guadalupe, que es al mismo tiempo la diosa precolombina Tonantzin del Tepeyac. Libro provocador y constructivo para quienes se interesan en el tema religioso, trae una hermosa reproducción del Nican Mopohua en idioma náhuatl.

5. Letras completas, Bob Dylan, Malpaso Ediciones. El premio Nobel de Literatura a Bob Dylan fue uno de los acontecimientos interesantes del año. De las revoluciones que se produjeron en el siglo XX la única que dejó una huella permanente fue la del rock. Los poemas de Jim Morrison, La pared de Pink Floyd, los textos de Timothy Leary fueron parte de una larga lista de producciones que cambiaron el mundo. Bob Dylan merecía este premio porque simboliza ese movimiento. Canciones como “Like a Rolling Stone”, “Just Like a Woman” y la oda pacifista “Masters of War” justifican plenamente ese premio. 

La literatura. Entusiasmado por el deseo de comprender mejor la política, recomendé solamente libros vinculados con ese tema. Para las vacaciones la literatura es una compañía indispensable.

Empiezo recomendando dos novelas geniales: El hombrecillo de los gansos, de Jakob Wassermann, plena de música y agua, mezcla del Moldava de Smetana con la biografía de un compositor que quiere fundir el murmullo de un río con la Sinfonía prometeica. Para quienes amamos los libros de papel está otra novela: Auto de fe, de Elías Canetti, la biografía de un bibliotecario.

En novelas cortas, vale leer todas las de Amelie Nothomb, particularmente Metafísica de los tubos. En cuanto a cuentos está un viejo texto insuperable: La increíble historia de la cándida Eréndida y su abuela desalmada, de Gabriel García Márquez.

El microrelato llegó a una cumbre con Historias de cronopios y de famas de Cortázar, emulada en nuestros días por dos textos de Ana María Shua tan divertidos como profundos: Fenómenos de circo y Temporada de fantasmas.

Fuente: Perfil.com / Argentina /

<enero de 2017>
dlmmjvs
25262728293031
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930311234

Publica el Fondo Obras completas. Terra Nostra, de Carlos Fuentes

Por: Notimex

Son 25 años de la Colección A la Orilla del Viento

Por: REDACCIÓN FCE