tienda
Buscar por palabra:     De:     a:    

Fondo de Cultura Económica lleva a cabo reestructuración
Por: Notimex
Durante la primera sesión ordinaria de 2017 de la Junta Directiva del FCE, el secretario de Educación Aurelio Nuño destacó la capacidad del equipo del Fondo de Cultura Económica para cumplir políticas públicas sin descuidar la captación de recursos para apoyar sus operaciones. En un comunicado, el sello editorial informó que también fueron aprobadas las propuestas de nombramientos en aras de constituir una nueva Estructura Organizacional. De tal forma, Octavio Díaz Aldret fungirá como gerente general, que incluirá las funciones que venía desempeñando como gerente de Administración y Finanzas, mientras que Juan Carlos Rodríguez será gerente de Editorial, que asumirá también las tareas de la gerencia de Producción.
El informe del ejercicio 2016, presentado por el director general del Fondo de Cultura Económica, José Carreño Carlón, fue aprobado por unanimidad por la Junta Directiva del Grupo, encabezada por su presidente, el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer. 

Durante la primera sesión ordinaria de 2017 de la Junta Directiva del FCE, el secretario Aurelio Nuño destacó la capacidad del equipo del Fondo para cumplir políticas públicas sin descuidar la captación de recursos para apoyar sus operaciones.

En un comunicado, el Fondo de Cultura Económica informó que también fueron aprobadas las propuestas de nombramientos en aras de constituir una nueva Estructura Organizacional.

De tal forma, Octavio Díaz Aldret fungirá como gerente general, que incluirá las funciones que venía desempeñando como gerente de Administración y Finanzas, mientras que Juan Carlos Rodríguez será gerente Editorial, que asumirá también las funciones de la gerencia de Producción.

Alejandro Ayala Arcipreste se incorporará a la gerencia de Tecnología con la misión de lograr la plena funcionalidad de los sistemas y plataformas del Fondo, para atender los retos de la producción y la distribución editorial en la era digital.

“No se trata de cubrir vacantes, sino de movimientos internos de cuadros directivos que ya están en el Fondo y que, por un lado, se encaminan a fusionar dos gerencias en una: la Editorial y la de Producción, y, por otro, a compactar las gerencias de Administración y Finanzas con la Gerencia General”, explicó Carreño Carlón.

Los cambios buscan corregir el crecimiento burocrático de las últimas tres décadas y recuperar la estructura simplificada del primer medio siglo de vida del Fondo, con la idea de hacer más fluidos los procesos de edición y producción, así como contar con gestión administrativa y financiera acorde a un moderno plan de negocios.

A partir de esta aprobación, el FCE iniciará el trámite, a través de la Secretaría de Educación Pública, coordinadora sectorial del Fondo, para la autorización y el registro de la nueva estructura, por parte de la Secretarías de la Función Pública y de Hacienda y Crédito Público.

De igual forma, la Junta Directiva aprobó el informe del director general referido al saneamiento financiero e impulso a la transparencia de las operaciones de las filiales internacionales del Fondo.

Asimismo,  la presidenta de El Colegio de México, Silvia Giorguli; el secretario general de la UNAM, Leonardo Lomelí Vanegas; el director del Instituto Politécnico Nacional, Enrique Fernández Fassnacht; el escritor Bernardo Ruiz en representación de la Universidad Autónoma Metropolitana, y en representación de la Secretaría de Cultura, su directora de Publicaciones, Marina Núñez Bespalova, propusieron fortalecer y ampliar sus alianzas con el FCE.

Las propuestas se enfocarán en materia de coediciones, distribución de publicaciones, edición conjunta de libros electrónicos, promoción de la lectura y ampliación de mercados en Iberoamérica y los Estados Unidos. 

Fuente: Notimex / México / Ciudad de México

La divulgación de las ciencias de la Tierra
Por: Hugo Valencia Juliao
En la Librería Octavio Paz del Fondo de Cultura Económica, se realizó la sexta mesa temática en conmemoración del 30 aniversario de la colección La Ciencia para Todos. Los temas que se discutieron fueron los de las ciencias de la Tierra, de los cuales expertos debatieron sobre su divulgación y retos. Los tres investigadores invitados fueron Lucía Capra Pedol, del Centro de Geociencias de la Universidad Nacional Autónoma México (UNAM), Carlos Canet Miquel y Juan Manuel Espíndola Castro, del Instituto de Geofísica. La charla fue moderada por Luisa González Arribas, editora de la revista Ciencia y Desarrollo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).
En la Librería Octavio Paz del Fondo de Cultura Económica (FCE), se realizó la sexta mesa temática en conmemoración del 30 aniversario de la colección La Ciencia para Todos. Los temas que se discutieron fueron los de las ciencias de la Tierra, de los cuales expertos debatieron sobre su divulgación y retos.

Los tres investigadores invitados fueron Lucía Capra Pedol, del Centro de Geociencias de la Universidad Nacional Autónoma México (UNAM), Carlos Canet Miquel y Juan Manuel Espíndola Castro, del Instituto de Geofísica. La charla fue moderada por Luisa González Arribas, editora de la revista Ciencia y Desarrollo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Lucía Capra fue la primera en intervenir hablando de su experiencia como divulgadora de ciencia con su libro Los volcanes y sus amenazas, publicado junto con José Luis Macías Vázquez en el 2005 como parte de la colección del FCE. La científica reconoció que le resultó muy complicado plasmar en un libro conceptos de ciencia con una terminología adecuada para cualquier lector.

“Al principio, en los primeros esbozos, fue muy decepcionante porque sometimos algunos capítulos al escrutinio de personas que no estaban relacionadas profesionalmente con el tema, y el resultado fue que no se entendía”, reconoció Lucía Capra.

No obstante, dijo que al final quedaron muy contentos porque lograron conectar con gente común y sobre todo con estudiantes de licenciatura que han usado la obra como material complementario a la enseñanza formal.

“Muchos profesores recomiendan el libro como lectura para que los estudiantes puedan tener un panorama más completo. Eso ya es una gratificación muy grande para nosotros, ya que significa que el esfuerzo ha valido la pena”, explicó la investigadora del Centro de Geociencias de la UNAM.

También expresó que una de las experiencias más gratificantes es la retroalimentación de las personas que han leído la publicación, pues señaló, así demuestran su interés en comentar e incluso corregir lo que se dice en el libro.

“Creo que los investigadores tenemos el deber de poner el conocimiento de la ciencia al alcance de todos. La comunidad científica es un gremio pequeño y si lo que investigamos y descubrimos solo queda entre nosotros, sirve de muy poco”, comentó Lucía Capra.

Recalcó que si no es a través de un libro, muchos otros investigadores se podrían sumar a la labor de la divulgación científica mediante otro tipo de actividades que logren acercar a la sociedad a la formación de una cultura científica.

La divulgación es para todos

Para Carlos Canet, es muy importante dar a la sociedad conocimiento, ya que la investigación se financia con fondos públicos y la divulgación científica es una forma de regresarle un poco a la sociedad. 

“Hay que convencer a la gente de que lo que se destina a la investigación sirve para algo, la divulgación puede servir para todo tipo de personas, mientras que los artículos científicos tienen un público natural muy delimitado”, explicó el investigador.

Carlos Canet aportó a la colección, antes conocida como La Ciencia desde México, un libro en colaboración con Antoni Camprubí Cano titulado Yacimientos minerales. Los tesoros de la Tierra. La publicación fue editada en el 2006.

El autor resaltó que en materias de las ciencias de la Tierra, México es un país muy rico por lo que se debe de fomentar la divulgación en estos temas, pues antes de la colección del FCE no había mucho material al respecto.

“México ha tenido muchas aportaciones geológicas muy buenas. Sin embargo, esto también tiene algunas implicaciones negativas, como la contaminación y la explotación”, agregó el especialista en ciencias de la Tierra.

El investigador perteneciente al Sistema Nacional de Investigadores (SNI), nivel II, afirmó que los libros de divulgación son una excelente oportunidad para la formación de un pensamiento crítico en los lectores.

Acerca del libro en el que es coautor, explicó que lo escribieron de una forma literaria por lo que es bonito a la lectura, más allá del contenido. Mencionó que en esa parte fue fundamental el investigador del Centro de Geociencias de la UNAM, Antoni Camprubí.

Juan Manuel Espíndola fue uno de los pioneros de la colección y consideró que a muchos investigadores se les dificulta más la divulgación porque se ve como una labor distractora.

“Los científicos tenemos muy hecha nuestra forma de redactar artículos para revistas científicas y tenemos una jerga propia de la materia”, reconoció el catedrático de la Facultad de Ciencias de la UNAM.  

El doctor Juan Manuel Espíndola afirmó que desde la primera edición de su libro El tercer planeta, publicado en 1989, se han presentado muchos cambios en el entendimiento de las ciencias de la Tierra. No obstante, el material sigue siendo muy valioso pues hay aspectos fundamentales en las ciencias de la Tierra que no han cambiado.

Fuente: conacytprensa.mx / México / Ciudad de México

Los varones, inadvertidos
Por: Filiberto Cruz
La prostitución en México desde la Colonia y hasta el siglo XX es analizada por la investigadora Fabiola Bailón Vásquez, en el libro Prostitución y lenocinio en México, en los siglos XIX y XX (Secretaría de Cultura federal y Fondo de Cultura Económica), donde se analizan los componentes de la prostitución desde la llegada de los españoles a México y se estudian particularmente etapas que van desde la permisión, la persecución, el castigo y la llamada reglamentación. 
•    La investigadora de la UABJO charló sobre su libro Prostitución y lenocinio en México, en los siglos XIX y XX.

La prostitución en México desde la Colonia y hasta el siglo XX es analizada por la investigadora Fabiola Bailón Vásquez, en el libro Prostitución y lenocinio en México, en los siglos XIX y XX.

Aquí se analizan los componentes de la prostitución desde la llegada de los españoles a México y se estudian particularmente etapas que van desde la permisión, la persecución, el castigo y la llamada reglamentación. 

“El libro es una revisión histórica de dos siglos, aunque abarca un poco más, en concreto la Colonia, para entender esos dos siglos; se centra en la introducción en México del llamado “sistema reglamentarista” que tiene implicaciones importantes hasta hoy; es un sistema encaminado a la vigilancia y control de las mujeres que ejercen la prostitución, pero no pone la atención en todos los varones involucrados en el proceso”. 

Así lo detalló en entrevista con Excélsior la investigadora de la Universidad Benito Juárez de Oaxaca y quien durante 15 años ha analizado el fenómeno de la prostitución en busca de caminos de solución para dicha problemática. 

Bailón desglosa el llamado problema de la “invisibilización” de los varones en el proceso histórico de la prostitución. Advierte que todas las medidas, de solución o castigo, van encaminadas a las mujeres, pero nunca a los consumidores (varones). 

“Lo que sostengo en el libro es que la invisibilización de los varones produce una explotación de la prostitución ajena con una magnitud que podemos ver el día de hoy”, aseguró la también investigadora de El Colegio de México. 

Dentro de los colectivos que discuten el tema de la prostitución hay dos corrientes; una promueve la reglamentación; la otra, la abolición. El año pasado legisladores del PRI y PVEM propusieron la reglamentación de la prostitución en la Ciudad de México. Bailón explica que la historia demuestra que reglamentar la prostitución no soluciona el problema. 

“Hay una propuesta para la Ciudad de México para reglamentar o regular la prostitución nuevamente, porque en la urbe los reglamentos se derogaron en 1940; sin embargo, en comparación con otros estados, no existe la misma situación; nosotras como colectivo Voces de Mujeres estamos en desacuerdo con la regulación de la prostitución, porque a partir de lo que ya podemos observar en esta investigación histórica es que ese sistema no va encaminado a procurar los derechos de las mujeres y las niñas; por el contrario, los vulnera”, detalló. 

Asegura que no existen las soluciones fáciles, “la propuesta que traemos es reflexionar, debatir, ver los procesos históricos, no ver las cosas aisladas sino como procesos; es un fenómeno muy complejo como para plantear una propuesta tan simplista como la reglamentación”. 

Al respecto del libro, Teresa Ulloa, de la Coalición Contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe, consideró que los sistemas reglamentaristas y prohibicionistas ya demostraron que no funcionan y sólo empoderan más al patriarcado, por lo cual se pronunció por un modelo abolicionista. 

“Al final de cuentas, siempre en el centro de la sanción, del impuesto, de la extorsión están las mujeres, dejando salvaguardado al proxeneta, padrote, lenón y al consumidor”, explicó la experta. 

La vulnerabilidad de las víctimas es uno de los problemas centrales. Bailón asevera que “la prostitución nunca ha sido buena, creemos que se pueden establecer relaciones equitativas entre hombres y mujeres en las cuales no haya explotación, no medie un intercambio económico y ahí hay una tarea muy grande de los varones de reeducación”. 

Los colectivos abolicionistas rechazan al que llaman “abolicionismo de Estado”, pero promueven un “abolicionismo feminista”. Aseguran que éste observa todo el proceso que ha llevado la prostitución y se interesa en sus causas estructurales. Además ve a todos los actores que participan en el sistema y no sólo a las mujeres o los proxenetas. 

El abolicionismo de Estado solo se preocupa en derogar reglamentos y en las consecuencias de la prostitución. 

Bailón aseguró que la trata está ligada a la prostitución y que sólo un cambio cultural podrá solucionar el problema. 

“La trata está alimentada por la prostitución, hay un vínculo que tratamos de diferenciar, pero en la vida real no se diferencia”, puntualizó. 

Ocultarlas era la norma 

“Se les exigió vestir con aseo y honestidad, abstenerse de cometer faltas a la moral en público, no transitar por las calles o paseos formando grupos que llamaran la atención, no provocar escándalos, no concurrir a espectáculos públicos, no visitar a familias honradas, no interpelar en la calle a hombres que fueran acompañados de señoras o niños: no salir a ventanas y balcones de los burdeles, dar aviso cuando cambien de domicilio, habitar lejos de paseos, parques, templos, cárceles y establecimientos de instrucción o beneficencia; ejercer sólo en las zonas de tolerancia; y, en el caso de las aisladas, circular para no obstaculizar las calles; no provocar la prostitución con señas o palabras, no visitar cafés, teatros u otros espacios públicos; en el caso de las de burdel, evitar bailes, juegos de azar, venta de comida o bebidas embriagantes, entre otras.

Título: Prostitución y lenocinio en México, en los siglos XIX y XX.
Autora: Fabiola Bailón Vásquez. 
Editorial: Secretaría de Cultura federal y Fondo de Cultura Económica.

Fuente: Excélsior / México / Ciudad de México

Escaparate / Presentaciones / “Lecturas de la constitución”
Por: Redacción
El pensamiento de personajes como Emilio Rabasa, Felipe Tena, Mario de la cueva, entre otros, es abordado por 10 autores en el volumen Lecturas de la Constitución. El constitucionalismo mexicano frente a la Constitución de 1917, que se presenta el miércoles 29 de marzo, a las 18:00 horas, en la Librería Rosario Castellanos del FCE, con la presencia de José Ramón Cossío, Jesús Silva-Herzog Márquez, coordinadores de la obra, y Rafael Rojas.
El pensamiento de personajes como Emilio Rabasa, Felipe Tena, Mario de la cueva, entre otros, es abordado por 10 autores en el volumen Lecturas de la Constitución. El constitucionalismo mexicano frente a la Constitución de 1917. Presentan José Ramón Cossío, Jesús Silva-Herzog Márquez, coordinadores de la obra, y Rafael Rojas.

Miércoles 29 de marzo, 18:00 horas, en la Librería Rosario Castellanos (Tamaulipas 202, Col. Condesa).

Fuente: Forma y Fondo / Reforma / México / Ciudad de México

Tres para llevar / “El hijo del jugador”
Por: Alberto Medrano
La ludopatía es la columna vertebral de la novela El hijo del jugador, de Sergio Allard (FCE, Chile, 2016). Mediante saltos de la infancia al presente, su construcción recrea la vida de un personaje sometido a vivir en un entorno donde el juego y el vicio son una constante, aunque él se resiste a inmiscuirse en el mundo del azar a lo largo de diferentes países. 
Título: El hijo del jugador.
Autor: Sergio Allard.
Editorial: FCE, Chile, 2016; 375 pp. 

La ludopatía es la columna vertebral de El hijo del jugador, de Sergio Allard. Entre casinos y partidos de futbol y toda clase de apuestas, esta novela transcurre más en la contemplación y la reflexión que en la acción dramática, lo cual imprime las características del soliloquio. Mediante saltos de la infancia al presente, la construcción de El hijo del jugador recrea la vida de un personaje sometido a vivir en un entorno donde el juego y el vicio son una constante, aunque él se resiste a inmiscuirse en el mundo del azar a lo largo de diferentes países. Mediante una propuesta parecida al sicoanálisis, Allard enfrenta a su protagonista a su niñez y a la vida que tuvo junto a su padre, quien será objeto de estudio tanto del narrador como del propio autor. Dividida en 10 capítulos, la novela es relatada desde la primera persona como desde la tercera. El hijo del jugador pone en tela de juicio los valores y la integración familiar. 


Fuente: Excélsior / México / Ciudad de México

<marzo de 2017>
dlmmjvs
2627281234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930311
2345678

Publica el Fondo Obras completas. Terra Nostra, de Carlos Fuentes

Por: Notimex

Son 25 años de la Colección A la Orilla del Viento

Por: REDACCIÓN FCE