Generoso memorable y multifacético, así es recordado Eraclio Zepeda, tras cinco años de su fallecimi

*Zepeda Ramos, autor de los libros Benzulul, La Espiga amotinada, Ocupación de palabra, Asalto nocturno, Andando el tiempo, Relación de travesía, De la marimba al son, Ratón de vuela, Las grandes lluvias y Tocar el fuego.

En el conversatorio del 5o. Aniversario luctuoso de Eraclio Zepeda Ramos, escritor, poeta y político mexicano, compartieron historias entorno a la vida de este personaje chiapaneco, conocido como el narrador de México, y uno de los más celebres de la segunda mitad del siglo XX.

Marco Antonio Orozco Zuarth, escritor, cronista, y promotor cultural recomendó los libros Cuentos y Relatos de Zepeda y Eraclio Zepeda una iconografía de Elva Macías, porque, para él la mejor manera de honrar al escritor es leyendo.

Orozco Zuarth compartió una anécdota con el escritor, contó que tiene una guillotina de 1885, es grande y pesada, en una visita de Zepeda, este le dijo que nunca se deshiciera de ella, siempre que la ve le recuerda al escritor y afirmó que la maquina seguirá ahí.

Por su parte, Matza Maranto, escritora e investigadora mencionó que, Eraclio Zepeda fue y hasta la actualidad sigue siendo alguien querido y leído, debido a esto, afirmó que fue un escritor multifacético.

“Laco nunca quería imponer nada, imponer su forma de ser y de ver la vida, otra de las cualidades que yo recuerdo mucho, si era como lo ha dicho muchos lectores, era un encantador de serpientes, de repente el estaba en una fiesta y aunque no fuera el anfitrión, siempre terminaba contando una anécdota, incluso hacia historias de lo que estaba ocurriendo en ese mismo momento”, dijo la escritora.

Maranto añadió que, recuerda que ella toma las cosas muy apresuradas y el escritor de manera seria le dijo “nunca hay que tomarse las cosas tan apresuradas, hay que pensarlas y analizarlas”, de ejemplo le dijo que, cuando él se caso con su esposa, lo tuvieron que meditar bien, por lo que, duraron 3 días de novios.

Asimismo, contó que cuando trabajaba en la editorial de la Secretaría de Educación del Estado de Chiapas, este estaba publicando un libro de Elva Macías y Zepeda, a quienes considera unas personas generosas.

“Recuerdo perfectamente que ellos notaron que yo estaba muriéndome de miedo, muy nerviosa, pero ellos, con toda la paciencia del mundo, con toda la generosidad me citaron a su casa, ahí fue donde yo conocí a Elva y a Laco, me dijeron ’mira vamos a editar este libro juntos la edición’ yo creo que fue una experiencia inolvidable y memorable para mí”, dijo la escritora.

También, dijo que a raíz de eso surgió una amistad que ha durado hasta el día de hoy, además, 7 años después empezó a trabajar en la fundación Eraclio Zepeda, un proyecto que piensan traer a Chiapas, pero aún no se ha concretado.

“Decía hay que publicar poco para no arrepentirse mucho, yo creo que ese es uno de los grandes consejos en el ámbito de la lectura y otra es que, cuando el hablaba de su proceso recreativo, de cuando se levantaba al amanecer, ponía su café y empezaba a escribir, empezaba esta jornada” compartió la investigadora.

Además, Roberto Ramos Maza, geógrafo y promotor cultural, dijo que hablar de Eraclio es un tema inagotable porque era un escritor, político, diplomático y promotor cultural, además aseguró que, decir que tuvieron una cercanía es un orgullo.

“Yo creo que haber convivido con Eraclio Zepeda es una de las mejores experiencias que puedo tener, desde luego por esta cercanía familiar, tuve la fortuna de conocerlo desde temprana época… él era una persona que estaba siempre relacionada con una historia fantástica… es un personaje que ha significado mucho en mi vida y en mi formación…teníamos el gusto por la geografía”, compartió el geógrafo.

Ramos Maza mencionó que, conversar con el escritor, era hablar de la historia de Chiapas, política, compartir sus conocimientos y anécdotas, una experiencia que no puede dejar de valorar.

Cabe mencionar que, los familiares de Zepeda Ramos dieron a conocer que, falleció la madrugada del jueves 17 de septiembre del 2015, a los 78 años.

Manuel Zepeda Ramos, hermano del cuentista y gran narrador chiapaneco, confirmó que, tras varios días de algunas dolencias, Laco, como era conocido, expiró a las 2:15 de la mañana de ese jueves.

El escritor nació el 24 de marzo de 1937 en Tuxtla Gutiérrez, a temprana edad tuvo fascinación por la carrera militar por lo que ya adolescente se inscribió en la Universidad Militar Latinoamericana de la Ciudad de México, donde cursó el bachillerato, formó un círculo de estudios marxista con Jaime Labastida, Jaime Augusto Shelley y Nils Castro.

En su biografía oficial en el Fondo de Cultura Económica (FCE) se señala que entre sus múltiples facetas fue un viajero, reportero o profesor de literatura fue profesor universitario en Cuba y China, corresponsal de prensa de la antigua Unión Soviética, vivió y viajó a lo largo de China y varios países de Europa y Centroamérica.

Recibió distinciones como Premio Nacional de Cuento del INBA, Premio Xavier Villaurrutia, Premio Chiapas en Artes 1983 y la distinción de autor de IBBY (Internacional Borrad on Books for Young People). Es miembro del Sistema Nacional de Creadores. Durante su estancia en Cuba fue docente de historia, sociología y literatura. Su más reciente galardón fue Premio Nacional de Artes por la UNAM en octubre de 2014.

Anterior Siguiente