Edificio histórico de Correos será biblioteca

El edificio del Servicio Postal Mexicano, comúnmente conocido como Correos, situado por la avenida Lerdo y construido en 1946, será restaurado y remodelado en las áreas que lo necesite y se convertirá en una biblioteca pública, dio a conocer la subsecretaria de Cultura del Estado en la Zona Norte, Austria Galindo.

Dijo que sólo se espera que el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (Indaabin) oficialice la entrega del inmueble al Gobierno del Estado para empezar con los trabajos y crear ahí una biblioteca con contenido para personas de todas las edades; se espera quede terminado antes del primer semestre del próximo año.

Explicó que el proyecto contempla aprovechar al máximo el espacio de este edificio, tanto la planta baja como el primer piso y el sótano, además de que la biblioteca tendrá una terraza café y otras áreas que la harán un lugar interesante para visitar, pero sobre todo, para leer.

Mejorar el Centro Histórico de la ciudad es un punto medular en el trabajo, y crear una biblioteca tiene la intención primordial de fomentar la lectura en la población juarense, además de tener una actividad cultural muy interesante para toda la comunidad, dijo la funcionaria estatal.

La subsecretaria de Cultura comentó que a petición del Servicio Postal Mexicano, en el edificio se tendrá un espacio para que siga funcionando el Correo, por lo que será ahí donde queden los empleados que aún laboran en este lugar.

Sobre ello, Rafael Sifuentes, secretario general del Sindicato del Servicio Postal Mexicano en Ciudad Juárez, dijo que a ellos les informaron que a partir de diciembre el Gobierno del Estado va a tomar el edificio, pero aún no les dicen dónde quedarán los empleados del Correo.

“Vamos a soltar un edificio histórico, pero de los detalles no nos han informado nada, sólo sabemos que lo harán una biblioteca, esperamos que arreglen el edificio en donde lo necesita, pues hace tiempo que no le hacen mejoras”, indicó.

Sifuentes comentó que recientemente visitaron el lugar varios funcionarios estatales acompañando al gobernador Javier Corral y hablaron de cómo ocuparán algunos de los espacios del edificio.

Austria Galindo aclaró que al crear la biblioteca se respetará lo histórico del edificio, no afectarlo en nada, por eso se hará una restauración en donde lo necesite y remodelar algunas áreas que no afecten la esencia histórica del inmueble, para llegar a concretar un espacio cultural que revitalice en ese aspecto esta zona de la ciudad.

Comentó que de acuerdo con el calendario de trabajo que tenían establecido, se pensaba terminar los trabajos en mayo del 2021, pero debido a la pandemia por el Covid-19, las dependencias del Gobierno federal pararon su actividad y los trámites de Cultura han tomado un cauce más lento, por eso aún no pueden empezar a trabajar en este edificio.

Galindo dijo que la inversión estimada para habilitar como biblioteca el edificio de Correos es de 30 millones de pesos en total.

Destacó que este proyecto va a la par del de la Secretaría de Cultura, que contempla también instalar en el Centro Cultural Paso del Norte (CCPN) una biblioteca en el área donde estaba la Librería Universitaria, con libros que se conseguirán mediante un convenio con el Fondo de Cultura Económica, además de la Biblioteca Pública Rómulo y Numa Escobar en el Parque Central.

Actualmente el edificio del Servicio Postal Mexicano, o de Correos, se encuentra en condiciones de deterioro, que aunque se asegura no representan un peligro para los trabajadores y usuarios, sí tiene fallas en el techo que ocasionan goteras, además necesita pintura por dentro y por fuera y la reposición del alumbrado, entre otros detalles.

A 73 años de que fue inaugurado, este edificio, situado por la avenida Lerdo e Ignacio de la Peña, en la zona Centro de la ciudad, no recibe mantenimiento adecuado desde el año 2000, de acuerdo con informes de los empleados.

El enorme candelabro que se encuentra en la planta baja y que antes iluminaba toda la sección, ahora no se utiliza porque no tiene los focos; le hacen falta las bombillas adecuadas.

También desde el 2000 sólo se trabaja en la planta baja, pues el segundo piso donde estaban nueve oficinas, entre ellas la del administrador y los buzones del apartado postal, se usan como archivo o bodegas para muebles.

En el sótano se guardan algunos archivos y buzones que antes se tenían distribuidos por distintos puntos de la ciudad para acercar el servicio del correo a los ciudadanos, pero que luego dejó de usarse por los nuevos sistemas de comunicaciones como Internet.

Antes de la ubicación actual, el edificio de Correos estaba en la calle Mariscal y 16 de Septiembre, pero fue quemado durante la Revolución Mexicana, comenta José Luis Hernández Caudillo, del grupo promotor de la historia El Juárez de Ayer.

Provisionalmente el servicio se dio en un local de las calles Vicente Guerrero y Miguel Ahumada, mientras se buscaba una nueva sede, luego se cambia a la avenida Juárez, cerca de donde está ahora el mural de Juan Gabriel y después construyen el edificio actual en 1946, donde trabaja desde entonces, sin embargo, lo inauguran en 1947 en una ceremonia presidida por el entonces presidente municipal, Carlos Villarreal.

La maestra Elide Staines Orozco, de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, en su libro Inventario de Monumentos Históricos y Edificios Relevantes dice que el edificio de Correos en esta frontera fue construido por arquitectos de México, diseñado para ser una oficina de correspondencia, uso que mantiene hasta ahora.

La escritora explica que el histórico edificio posee características de la arquitectura neoclásica. La parte central de su fachada la compone una puerta principal delimitada con columnas rectangulares y un dintel de cantera que tiene motivos florales y rectángulos de almohadillados.

En la parte de arriba de esa estructura pueden apreciarse algunas figuras de flores en alto relieve y por encima un balcón resguardado por un barandal de fierro. 

 

Anterior Siguiente