Michoacán ¿nada sirvió del pasado?

En medio del anuncio este fin de semana del Plan de Apoyo a Michoacán de la Presidencia de México, la secretaría de Cultural federal informó que se sumaba a las acciones con la apertura en esa entidad de dos nuevos Semilleros Creativos, una de las estrategias de su programa Cultura Comunitaria. Ante este gesto, ¿cómo no evocar todo lo relacionado con la creación de un Centro Cultural en Michoacán en la anterior administración, el destino de 57 millones de pesos desde Conaculta para este centro y otras acciones de cultura, además de la apertura en 2013, en Apatzingán, de una librería del Fondo de Cultura Económica? Todo un programa enmarcado, precisamente, en las ideas de recuperar o reconstruir el tejido social que se llamó “México, Cultura para la Armonía”. Como se recordará, el programa operaba desde Culturas Populares, dirección de la que era titular Alejandra Frausto Guerrero, actual secretaria de Cultural Federal. ¿Cuál fue su legado? Parece que ningún funcionario sale a explicarlo y menos a defenderlo. ¿Nos dirán, otra vez, que eran otros tiempos y otro gobierno?, ¿qué han evaluado las actuales autoridades culturales, de sus acciones de entonces?, ¿qué nos dejó “Cultura para la Armonía” en Michoacán en cuanto a la recuperación del tejido social? La realidad parece decir que no mucho. En ese tenor, regresemos al presente: ¿qué resultados han dado los Territorios de Paz del ahora llamado programa de Cultura Comunitaria, que tanto defiende la secretaria Alejandra Frausto?

FIL Zócalo, de feria de ideas a defensora del programa de la 4T

La Feria Internacional del Libro del Zócalo, en buena medida, es una feria determinada por y para la defensa de un programa político de gobierno, por supuesto, el de la 4T. Su definición y actividades vienen cargadas de mensajes sobre las bondades del proyecto. Así se puede constatar en su origen y organización: desde la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, integrante de primer nivel de la llamada Cuarta Transformación; pasando por Paco Ignacio Taibo II, director general del Fondo de Cultura Económica --la más importante editorial mexicana y coorganizadora del encuentro-- hasta su esposa, Paloma Sáiz, directora de la Feria --y ambos creadores de la AC. Brigada para Leer en Libertad—. Pero también se constata al revisar las voces participantes en el programa, donde saltan los nombres de ideólogos de la Cuarta Transformación como Armando Bartra, cuatroteistas como Epigmenio Ibarra, Damián Alcázar, Jesús Ochoa, Fabricio Mejía Madrid, Ana Francis Mor, Pedro Salmerón, Marina Taibo y Rapé, y también funcionarios del actual gobierno como Felipe Ávila, Fritz Glockner, Luis Arturo Salmerón, Gabriela Pulido, Francisco Pérez Arce, Rocío Martínez, Ezra Alcázar, Marco Barrera, Andrés Ruiz, Hugo López-Gatell, Nadine Gasman y por supuesto Taibo II. Para rematar, la FIL fue ayer el escenario para impulsar la reforma energética. Ante esa defensa del gobierno, sólo se puede celebrar la bibliodiversidad, la oferta de 120 mil títulos de 900 sellos editoriales.

 

Anterior Siguiente