Marta Prieto: "Ya no sé qué es ficción y qué realidad en la novela"

La Ilustrísima (Alrevés Editorial) es el primer libro que publica la leonesa y en quince días ya va por la segunda edición de una novela en la que se ha valido del asesinato de Isabel Carrasco para definir a una ciudad y a una sociedad con “trabajo documental, recuerdos y mucha imaginación”

Hay recuerdos que se mantienen nítidos en la mente, como si solo al evocarlos se reviviera un determinado momento una y otra vez. Suele suceder con aquellos hechos que se viven con especial intensidad y que provocan un fuerte impacto emocional, como si dejaran una huella imborrable, una muesca en la memoria que pervive para siempre. Por eso muchos en todo el mundo recuerdan qué estaban haciendo en el momento en el que unos aviones terroristas se estrellaron contra las torres gemelas de Nueva York aquel 11-S de 2001, también hay quienes no olvidan qué hacían en el momento en el que el coronel Antonio Tejero irrumpió en el Congreso de los Diputados de España el 23 de febrero de 1981. Y en León muchos recuerdan qué hacían en las primeras horas de la tarde del 12 de mayo de 2014. – ¿Qué hacía Marta Prieto cuando asesinaron a Isabel Carrasco, la que por entonces era la presidenta de la Diputación de León? – Estaba enchufada a la quimio. Siempre dormía una buena siesta mientras, y ese día se me chafó por la impresión que me generó.

Cuando me preguntan si algo de la novela es verdad respondo: ¿Te parece verdad? Pues ya está Así lo recuerda esta escritora leonesa que acaba de publicar su primera novela, ‘La Ilustrísima’ (editada en Alrevés Editorial), una obra literaria que comenzó a escribir en su cabeza desde aquel mismo momento sin saber todavía que lo haría. Los momentos posteriores al asesinato de Isabel Carrasco Marta también los recuerda. «Primero tuve miedo, no se sabía quiénes habían sido los asesinos y pensar que podía haber sido cosa de unos sicarios en una ciudad tan pequeña me produjo esa sensación. Pero después llegó el estupor porque por muy detestable o antipática que sea una persona, estamos hablando de un crimen y eso fuera aplaudido por algunas personas y celebrado hasta el punto de que llegué a escuchar que había sido una legítima defensa por parte de la sociedad leonesa. Yo me pregunté si no hubiera sido más fácil eliminar a esta señora, que tanto molestaba y a la que no defiendo en absoluto, de otra manera. Porque como ella hay otros que abusan del poder y, por ejemplo, se puede no votar al partido que la llevaba», explica Marta.


La Ilustrísima parte del asesinato de Isabel Carrasco, un personaje que en la novela se llama Rosario Llamazares y que fue el pretexto de Marta Prieto para definir la sociedad en la que se perpetró el crimen. «La historia en sí es muy potente, con un personaje protagónico que es absolutamente literario. Me pareció que ya hay suficientes crímenes reales para tener que inventarnos más. Con el pretexto de contar cómo había tenido lugar este asesinato quise hacer un retrato, un juego de espejos de una sociedad que es la nuestra y del mundo en el que vivimos», incide la autora.

Se mueve así ‘La Ilustrísima’ entre la realidad y la ficción, entre la documentación exhaustiva de los sucedido que ha llevado a cabo la autora pero también con una buena dosis de creatividad. Entre los leoneses la historia es conocida y por eso muchos de sus lectores no dudan en preguntar a Marta qué hay de real y qué de ficción en sus líneas. «Ya no sé que hay de realidad y qué de ficción. Leí la historia, me cuentan cosas, me imagino cosas y eso es La Ilustrísima. Cuando me preguntan si algo de lo que aparece en la novela siempre respondo con otra pregunta. ¿Te parece verdad? Pues ya está, la ficción va de que las cosas parezcan verosímiles», asegura Prieto.

Quienes se adentren en su libro llegarán a una frase que la escritora destaca: «Es curioso cómo a veces tenemos que contar la verdad a base de mentiras». Lo dice un personaje que no lleva nombre y al que solo podemos imaginar gracias a las palabras de Marta. «Podemos ser cualquiera de la sociedad que sea honesto y que se encuentre en medio de los abusos de poder», dice la autora.

«El proceso de creación surge de la necesidad de tener que contar y este libro lo he escrito más como lectora que como escritora. He escrito lo que me hubiera gustado que me contaran», asegura Marta Prieto que también ha perseguido dar un toque de atención a la sociedad para que sus lectores reflexionen sobre la carga de crítica social que se encierra en sus páginas. «La obligación del escritor es meter el dedo en el ojo y con la ficción se puede hacer porque esta llega hasta donde no llega la historia o la crónica periodística, por ejemplo», incide sobre una obra en la que se denuncia la corrupción pero que lleva parejos otros temas de actualidad como el machismo.

Un personaje de la novela dice: “Es curioso cómo a veces tenemos que contar la verdad a base de mentiras” Marta Prieto está sorprendida con el éxito que está cosechando su primera novela que tras la primera semana a la venta ya tiene en marcha la segunda edición. La presentación oficial del libro en León ya la ha disfrutado y ahora espera con ganas hacerlo en Madrid el próximo 21 de octubre en la librería Juan Rulfo del Fondo de Cultura Económica (a las 18:30 horas).

Tras empezar a escribir ‘La Ilustrísima’ en octubre de 2018 y acabar en la primavera de 2020, en la cabeza de Marta Prieto bullen ya varias historias que necesita contar y sobre las que ya trabaja, concretamente en una a cuyos personajes ya ha comenzado a dar forma así como algunas escenas que ya le rondan en la cabeza. «Contar a veces es una manera de entender», dice.

Y por eso ella quiso contar la historia de ‘La Ilustrísima’, para entender en profundidad qué pasa en una sociedad para que sucedan crímenes como el de Isabel Carrasco. Lo ha hecho moviéndose entre la ficción y la realidad, retratando una ciudad que puede ser León o cualquier otra, y una sociedad en la que «el volumen de lo que no se dice va en aumento», como así define Marta en su libro aquel silencio que envolvió la pasarela del río Bernesga a su paso por la capital leonesa aquella tarde de mayo de 2014.

 

Anterior Siguiente