Ensayo sobre la cultura

En al artículo anterior, afirmamos que es mucho lo que se ha escrito sobre la Revolución mexicana, desde todos los puntos de vista. Una serie muy famosa fue la biografía del poder de Enrique Krause. Son ocho tomos dedicados a cada uno de los principales personajes: Porfirio Díaz, Madero, Villa, Carranza, Zapata, Obregón, Calles y Cárdenas. Sobre este último hay una biografía escrita por Tere Medina Navascúes: Plutarco Elías Calles Campuzano, mal conocido como presidente Calles.

Luego vendría Lázaro Cárdenas; Fernando Benítez escribe Lázaro Cárdenas y la Revolución Mexicana. Son tres tomos editados por el Fondo de Cultura Económica.

Ya en tiempos más actuales Pedro Salmerón escribe: El villismo, historia de la Revolución Mexicana; Felipe Ávila escribe sobre el zapatismo. Son doctores en historia que hablan para el público en general: interesantes y de fácil lectura.

Después viene el mundo de novelas por medio de las cuales se representan a todas las facciones; La primera, Los de debajo de Mariano Azuela. Martín Luis Guzmán escribe El águila y la serpiente y La sombra del caudillo. José Vasconcelos, El Ulises Criollo. Agustín Vera, La Revancha. Nellie Campobello, Cartucho, que es una antología de cuentos y Las manos de mamá.

José Rubén Romero, Apuntes de un lugareño y Desbandada. Gregorio López y Fuentes, Campamento. Francisco L Urquizo, Tropa Vieja. José Mancisidor, Frontera junto al mar. Rafael F Muñoz, Vámonos con Pancho Villa. Se llevaron el cañón para Bachimba. Miguel N Lira, La escondida.

Después hay más novelas sobre la Revolución como las de Yáñez: Las tierras flacas o la creación de Carlos Fuentes, como la Muerte de Artemio Cruz, Gringo Viejo, que ya se pueden situar en la novela postrevolucionaria. Otra novela con este tema es El sonido del bronce, de Leticia Frías. Ella fue condiscípula mía en la Ibero.

Confieso tener una laguna con respecto al tema de la Guerra de los Cristeros. Alguna vez me encontré con algún texto que no compré por el momento y que después ya no he visto, espero volvérmelo a encontrar. (Punto malo para mi biblioteca).

José Agustín escribe la Tragicomedia mexicana con tres tomos que abarca la historia de nuestro país desde 1940 hasta 1994. Es un texto bien investigado y escrito y que contiene el análisis social económico y cultural de todos estos sexenios. No entiendo porque no siguió con los demás es como si alguien escribiera un melodrama y se quedara a la mitad.

En cuanto a la literatura lo más importante en los años dieces fueron los siete sabios; Morín y Lombardo Toledano, entre ellos que habrían de fundar el PAN y el Partido Popular Socialista. En los años treinta, fue el grupo de los contemporáneos donde podemos mencionar a Novo, Pellicer, Villaurrutia, Owen. Después vendría el grupo Taller de los años cuarenta a donde pertenece Octavio Paz; nuestro único premio Novel de Literatura que escribe poesía, ensayo social y literario como: El Laberinto de la soledad, Posdata, Cuadrivio. Ya antes hemos mencionado el estudio que hizo sobre sor Juana.

Samuel Ramos ya había escrito El Perfil del hombre y la cultura en México, cuya temática es la sociología del mexicano. Otro de los grandes ensayistas es José Luis Martínez.

En los años cincuenta comienza a surgir una verdadera marabunta de escritores mexicanos de todos los sabores y colores. Muchos salen de los talleres literarios en cuyos inicios estuvo Juan José Arreola. Éste, junto con Rulfo, Paz y Fuentes, son los grandes maestros literarios de aquellos tiempos. Entre las mujeres van a sobresalir las dos Elenas; La Garro: Los recuerdos del porvenir, cuentos de colores. La Poniatowska con obra vastísima: Hasta no verte Jesús mío, La noche de Tlatelolco, Tinissima, muchísimos más. Tiene compilados muchos de sus trabajos periodísticos, en un con junto de libros que se llama Todo México.

En los sesenta hay un nuevo parteaguas que será el 68. José Revueltas y Carlos Monsiváis comenzarán a brillar por esa época. Revueltas; sus obras completas están reunidas en siete tomos; escribe cuento, novela y guiones de cine. Monsiváis hace ensayo; Días de guardar, Los rituales del caos. Estos son los tiempos de la generación de la onda.

Anterior Siguiente