La Historia, un terreno de identidad: Paco Ignacio Taibo II

Conforme se profundiza en la Historia, es posible hacer de ella un terreno de identidad, según el escritor Paco Ignacio Taibo II, quien aseveró que el sentido de esa disciplina académica no es contar la historia del gobierno ni de los historiadores, sino la de los pueblos.

El también director del Fondo de Cultura Económica (FCE) sostuvo una charla sobre historia de México con la escritora Silvia Molina y el historiador Alejandro Rosas, como parte del programa cultural de la Venta Nocturna realizada el jueves por esa casa editorial, la cual se extenderá este viernes y mañana sábado.

Taibo II comentó que le da gusto explorar en la historia de México y hacerlo en términos de construir identidad. Aceptó que proviene de una generación, la del 68, que tenía muy pocas bases históricas mexicanas.

“Nuestras referencias eran el Che Guevara, Ho Chi Minh, la Comuna de París, Marx, pero ¿y México? Teníamos rota la relación con el pasado mexicano, apenas Demetrio Vallejo, Rubén Jaramillo; y reactivamente, en mi generación volvimos a la historia a partir de donde vinimos en términos mexicanos, quiénes son nuestros referentes en la lucha por la libertad”.

Aseguró que al adentrarse en hechos y personajes que pasan desapercibidos pueden descubrirse historias impresionantes, como le ocurrió con la famosa fotografía de Pancho Villa y Emiliano Zapata en Palacio Nacional.

Aclaró, para empezar, que Villa no está sentado en la silla presidencial, sino que era una de la época de Lerdo de Tejada. Luego describió que en la imagen aparece un personaje alto, con un sombrero feo y apariencia de gringo, el cual no sabía quien era hasta que un especialista le indicó que se trataba del general Alberto Carrera Torres, uno de los mayores agraristas de la Revolución.

“Uno comienza a explorar y descubre grandes historias como que (Carrera Torres) murió virgen y que le escribía a su mamá diciéndole que no había conocido mujer”, relató.

Taibo II consideró que los divulgadores de la historia deben de valerse de varias prácticas, como la sociología instantánea, y tener los recursos para saber qué significa un acto, una mirada o una frase metida de contrabando en un discurso.

“Tienes que elaborar a partir contextos, situaciones políticas, costumbres. Por ejemplo, la fama de Villa de violador es absolutamente falsa. No sólo eso, sino que declaró la pena muerte, en el principio de la batalla de Torreón, a los violadores”.

Silvia Molina comentó que la vida personal de la gente puede ser terreno fértil para descubrir pasajes interesantes de la historia. Contó el caso de su familia, en el que su mamá tuvo tres hermanos generales revolucionarios que tomaron las armas tras escuchar a Francisco I. Madero.

De acuerdo con Alejandro Rosas, hay un camino muy amplio por recorrer en cuanto a contar la historia de otro modo en México y descubrir personajes que están totalmente abandonados, olvidados.

Afirmó que aunque el el siglo XX mexicano esté lleno de importantes historiadores académicos, “no supieron bajar de ese Olimpo institucional en el que se encontraban en El Colegio de México, la Facultad de Filosofía y Letras y otros colegios”.

Anterior Siguiente