FONDO DE CULTURA ECONÓMICA LANZA EL LIBRO "SPACE INVADERS" DE LA CHILENA NONA FERNÁNDEZ

Nunca pensé que Space Invaders resonara en otro país que no fuera Chile», dice aquí la escritora. 

De que va:

Entre sueños y recuerdos, las voces de un grupo de niños reconstruyen los años de oscuridad y lo atroz de la dictadura chilena, reviven, ya como adolescentes, las normas que en aquél momento regían sus vidas, la desaparición inexplicable de algún hermano mayor y se centran en la repentina partida a Alemania de una compañera del liceo. Nona Fernández presenta a estos compañeros de primaria como testigos conscientes, protagonistas involuntarios y participantes políticos que se comunican formando una memoria donde «no hay palabras, ni nombres, sólo un cuerpo de muchas patas y manos y cabezas».

 Una obra profundamente conmovedora de una de las escritoras chilenas más importantes de su generación.

Charlamos vía telefónica con la autora sobre que en la mayoría de su literatura hay cierta fijación sobre la dictadura de Pinochet,  En ese mundo nebuloso, de ojos cerrados, bocas cerradas, oídos cerrados, que pertenece a quienes vivieron como adultos la dictadura. Pero como Nona dice, crecer tras un golpe moldea la realidad, donde nos comenta, La dictadura fue mi paisaje de infancia, entonces toda la extrañeza de esa época era la normalidad para nuestra generación. Crecí ahí”.

 “La memoria escrita hay que inventarla”.

En cambio Space Invaders (FCE, 2019), es la posibilidad de la luz en medio de la oscuridad. Estrella González antes de ser asesinada de cinco balazos fue una niña que estudiaba con Nona Fernández. Una niña que, en retrospectiva, no era el monstruo que se podía esperar al ser la hija de un asesino. Era simple y llanamente una niña. Y cuando Nona un día pasó por la casa en que Estrella vivió, supo que allí había algo por escribir: “Recordé su historia e inmediatamente supe que tenía que contarla. Me metí en mi propia memoria, en la de mis compañeros del colegio, en los archivos de la época, en las crónicas periodísticas, y el resultado fue ese libro”Este libro, recién me preguntabas cuál me había gustado más escribir —todos me han gustado escribirlos—, pero este libro en concreto, bueno es mucho más cortito, yo nunca pensé que era una novela, sigo pensando que es un cuento largo, se escribió tan solo, fue un proceso Paulina Sepúlveda · de escritura tan poco meditado que personalmente para mí, cuando más me gusta escribir, cuando me siento como muy enfocada y las cosas pasan por mí, digamos, como que se arman solo los materiales. Fue una especia de vivencia de materiales que iban cayendo solos, absolutamente solos, nunca tuve ninguna duda con respecto a lo que estaba escribiendo y fue como un proceso muy bonito y completamente fluido y un proceso extraño. Un poco porque venían mis vivencias y también porque me daba nervio escribirla a ella, de hecho cuando empecé a corregir las cartas, para que se entendieran más, me sentía transgrediendo algo.

 

 

Anterior Siguiente