Medio siglo de Plural: el número 2 (primera parte)

La revista Plural, que fundó Octavio Paz en octubre de 1971, cumple medio siglo de su aparición. No fue un “suplemento cultural” de Excélsior en el sentido estricto del término, sino una revista con diseño propio y autonomía editorial que aparecía cada mes como inserto del periódico. Un encargo de Julio Scherer a Octavio Paz que concluyó 58 número después, en julio de 1976, tras el golpe a Excélsior de todos conocido, para renacer pocos meses después como la revista Vuelta.

De la relevancia de Plural en la historia cultural de México e Iberoamérica ya ha dado cuenta en estas mismas páginas Raúl Trejo Delarbre, como también la revista Letras Libres lo hizo en su número más reciente. Conservo como una reliquia algunos de los primeros ejemplares de la revista. Quiero por tanto sumarme a esta celebración reseñando el número 2, correspondiente a noviembre de 1971. Su relectura es un boque de hallazgos y contribuye a contrarrestar algunos de los mitos que se ciernen sobre la historia intelectual de esta revista y de sus herederas, Vuelta y Letras Libres. Sus 46 páginas son, por lo demás, de una actualidad sorprendente.

Un dibujo de Brian Nissen aparece en la portada de este número (cuyo diseño estuvo a cargo de Vicente Rojo y Kasuya Sakai) mientras que en las páginas interiores se reproducen otros dibujos y una carta de José Luis Cuevas escrita a mano desde la ciudad de San Francisco y dirigida a Octavio Paz. El primer párrafo de la carta es la esencia misma del gran egómano que fue: “Muy querido Octavio, después de muchas vueltas ya tengo el título para mi libro que esta semana empezaré en la ´Collecttion Press” de San Francisco: ‘Cuevas Music-Hall”.

En la portada se anuncian colaboraciones de Julio Cortázar (el cuento “Verano”) que después formaría parte de su libro Octaedro de 1974), del poeta venezolano Guillermo Sucre (fallecido en Caracas el pasado mes de julio), de Daniel Cosío Villegas (un ensayo sobre el presidencialismo mexicano que después formaría parte de su libro El sistema político mexicano, de 1972), del propio Octavio Paz (que publicó la primera versión del ensayo “La mesa y el lecho” que después aparecería en su libro El ogro filantrópico (1979), y textos, entre otros, de Salvador Elizondo, Ulalume González de León, José Bianco, Félix Grande, y Gabriel Zaid. Una nómina internacional con escritores y artistas de México, Argentina, Uruguay, Estados Unidos, Reino Unido, Venezuela y España.

Los textos de presentación de los colaboradores del número son una joya. Ignoro si los redactó el propio Paz, Tomás Segovia como secretario de redacción, o ambos. Me detengo en cuatro de ellos:

“Julio Cortázar vuelve siempre a su primer amor, el cuento corto, preciso e insondable, y a su primer mundo, el de Argentina urbana, el dulce y horrible mundo de la familia; ellos son la Itaca constante de sus grandes odiseas novelísticas”.

“A la cabeza del Fondo de Cultura Económica de México o, más tarde, de El Colegio de México, don Daniel (como todos le llamamos) no interrumpió nunca su tarea de historiador y polemista. Durante años estuvo diciendo casi todo lo que los otros callaban; hoy es un precursor”.

“Ulalume González de León es uruguaya o mexicana; traductora o escritora; heredera de Sara de Ibáñez (su madre) o de Roberto Ibáñez (su padre); recibió un nombre de Poe y dio a su hija uno de Racine. Todo en ella es palabra-valija; todo la predestinaba a Lewis Carroll. Tal vez un día se llame también Alicia”.

“El poeta Gabriel Zaid es también el ensayista Gabriel Zaid. Eso explica tal vez que sus páginas críticas, en sus mordaces comentarios sobre la actualidad mexicana, haya tanta agilidad, inventiva y aun juego; no oprimen, más bien cosquillean, pero tocando nudos neurálgicos”.

Las últimas cuatro páginas estarían reservadas para la sección “Letras, letrillas, letrones” (una miscelánea con noticias culturales de actualidad que aún ahora conserva Letras Libres).

En esta sección se mencionan, entre otros temas, la ceremonia por los 40 años del cine sonoro en México y una burla al discurso pronunciado para la ocasión por el secretario de Gobernación, Mario Moya Palencia, “que no cometeremos la torpeza de comentar, como si pudiese añadirse algo a su intrínseca gloria”. Se comenta también la reciente traducción al inglés de la novela de Guillermo Cabrera Infante, Tres tristes tigres, y le enmiendan la plana al crítico del New York Times, David Gallagher: “compartimos su entusiasmo, no sus opiniones sobre la ausencia de humor en nuestra literatura”.

Hay una mención a la Bienal de arte de París, preguntándose por la ausencia de artistas mexicanos, y una serie de comentarios de enorme anticipación sobre el arte conceptual: “Ocaso del arte como objeto, triunfo del arte conceptual, la mayoría de las obras expuestas fueron anti obras, (…) unos afirman que es arte desmaterializado, otros que no es arte sino reflexión sobre el arte”.

Se reproducen ampliamente y traducen las dos últimas entrevistas concedidas en vida por el filósofo marxista George Lukács (muerto en junio de ese año), una de ellas en la revista emblemática de la izquierda estadounidense New Left Review. Se celebra la aparición reciente del libro Palindroma de Juan José Arreola en la editorial Joaquín Mortíz y de una antología de José Juan Tablada en el Fondo de Cultura Económica; la próxima filmación en Francia de “El discreto encanto de la burguesía” de Luis Buñuel, y se traducen las palabras de Jean Genet en un acto en solidaridad con la activista estadounidense Ángela Davis. La parte más significativa de la sección está dedicada a comentar el reciente premio Nobel de Literatura otorgado a Pablo Neruda, un autor al que Octavio Paz admiró y después detestó por sus devaneos estalinistas.

Imposible decir que no era una revista que dialogaba y reflexionaba desde una posición de izquierda y crítica del poder.

De los comentarios sobre el Nobel a Neruda, el ensayo señero de Cosío Villegas, y de las severas críticas a unas declaraciones de Jean Paul Sartre, a propósito de la libertad de prensa en los países capitalistas, comentaremos en la segunda parte de esta entrega. 

 

Anterior Siguiente