Sombra de la memoria, setenta poetas

Setenta poetas reunidos en una antología con el sello de una de las mas prestigiosas editoriales mexicanas, el Fondo de Cultura Económica. Philippe Ollé-Laprune hace su personal lectura y selección de lo que considera más valioso de la poesía hispanoamericana. Incluye a Darío, Lugones, López Velarde, Barba Jacob, Asturias, Huidobro, Girondo, Vallejo, Borges, Neruda, Guillén, Gorostiza, Villaurrutia, Lezama Lima, Piñera, Parra y otros poetas en un libro de casi 550 páginas. Un posmoderno GPS poético, bellamente editado. Sombra de la memoria es, sin duda, una joya editorial…

Pero, si la función de una antología es orientar a quienes no saben, guiar a quienes no conocen el panorama tan rico y diverso de la poesía en nuestra lengua, ¿Qué o cuánto falta? ¿cien años más, doscientos años más, para admitir en el Parnaso a las poetas?

Es curioso comprobar cómo en un siglo cuya marca de identidad es el cambio, la obra escrita por mujeres sigue siendo excluida de los estudios hechos por varones; de esos setenta poetas elegidos solo cinco son mujeres: la chilena universal Gabriela Mistral, la argentina Olga Orozco, las uruguayas Ida Vitale y Amanda Berenguer y la peruana Blanca Varela.

Si de la población alfabetizada en México, según los datos del INEGI, las mujeres leemos más que los hombres ¿por qué las antologías como ésta solo presentan el 8.57% de poetas mujeres contra el 91.43% de hombres? ¿Cuándo quitaremos el veto a la obra escrita por mujeres? ¿Cuándo las jóvenes de secundaria y preparatoria leerán poesía que les haga sentir ciudadanas de la República de las Letras? En 2021, casi 2022, dejan a cada lectora la tarea de cuestionar y revocar el “canon”…

 

Anterior Siguiente