Paco Ignacio Taibo II: "Nos los vamos a chingar"

De manera congruente no solo con su vulgar léxico, sino con su permanente compromiso con la diatriba, Paco Ignacio Taibo II, uno de los alfiles propagandísticos de la 4T, vuelve al debate público en el marco de la reforma eléctrica presentada por el gobierno de López Obrador por sus polémicas declaraciones en la FIL del Zócalo la CDMX que, por cierto, más que Feria del Libro, parece “Feria del cuatroteísmo”.

Taibo nos recordó que quien es encargado del Fondo de Cultura Económica y uno de los responsables de la difusión cultural de este país, pasa de ser el típico macho que dice: “se las metimos dobladas, camaradas…” al “Nos los vamos a chingar…”.

Estas frases reflejan la pobre visión de la política que tiene él y muchos otros morenistas: la política para imponer, no para construir; para “chingar”, no para servir.

La verdad es que a nadie sorprende que este personaje esté tocado por el odio y el resentimiento. Lo que sí sorprende es que a pesar de su pobre desempeño en el gobierno siga en ese cargo. Y es que una cosa es ir con la bandera de benefactor regalando los libros viejos de las bodegas del FCE y otra, realmente ser un gestor y administrador de la cultura.

Con tantas mujeres y hombres en nuestro país, el presidente prefirió mandar a cambiar las leyes para que uno de sus ideólogos y portavoz pudiera vociferar y cobrar desde las instituciones. #LeyTaibo

Virrey becario

Taibo asegura que Octavio Paz, sí, el Nobel de Literatura en 1990, fue un “virrey becario” que se dedicó a cobrar del erario al igual que otros intelectuales orgánicos como “Krauze, Aguilar Camín, entre otros”. Pero qué curioso, ¡ninguno de ellos pidió que se legislara a modo para obtener puestos en el gobierno!

No hay duda de que Taibo paga su servidumbre a cambio de prebendas y que el FCE está siendo utilizado como un organismo de adoctrinamiento político e ideológico. Pero esto no para ahí, parte de las atribuciones que se ha tomado el director general del Fondo, están en un vacío legal e incluso, ¡en la ilegalidad!

Desde hace tres años, Taibo II no ha logrado siquiera determinar cuál será la figura administrativa que regirá la red de librerías Educal, una S.A de C.V, vinculada a la Secretaría de Cultura federal, y la Dirección General de Publicaciones –también dentro de la estructura de esa dependencia– al Fondo de Cultura Económica (FCE). Taibo ha asumido atribuciones sobre estas dependencias adscritas a la Secretaría de Cultura, lo cual, se aleja de un buen funcionamiento del FCE.

Taibo criticaba a intelectuales por formar parte del presupuesto, sería bueno que nos aclarará si se va agregar a esa lista o si será borrón y cuenta nueva. Para ver si hay congruencia o si es de los que piensa en la purificación por voluntad de ya sabe quién.

Don Taibo y su jefe se llenan la boca diciendo que Mario Vargas Llosa es un “buen escritor pero un mal político”. Si a esas nos vamos, alguien le debería decir a Paco Ignacio que mejor se dedique a sus libros, porque él podrá tener buena pluma, pero cuando se trata de lo público es un personaje lamentable, tirando a patético. La diferencia es que entre Don Mario y Don Paco, uno tiene un Nobel y el otro…

Entre tanto, lo que “sí se chingó…” fue el presupuesto del FCE.

Intolerante y soberbio

Taibo aseguraba hace unos años que en caso de que AMLO llegara a la presidencia, “éste debía dejar que su sociedad se expresara y que lo bombardeara por la derecha y la izquierda” en aras de que se garantizara la libertad de expresión.

Tres años después, eso ya se les olvidó. Resultó que en este gobierno son de piel delgada y mecha corta. ¿O no, camaradas?

Anterior Siguiente