Presencia de editoriales de ultraderecha causa polémica en la Feria del Libro de Fráncfort

La Feria del Libro de Fráncfort, la mayor del mundo, vuelve tras un año de pausa forzada por la pandemia, con cerca de 2 mil expositores de 80 países, con Canadá como invitado honor y con la expectativa de debates como el que ha desatado la presencia de editoriales de ultraderecha.

El director de la Feria, Jürgen Boos, dijo en la conferencia de prensa de presentación de este martes que “el regreso al negocio no es todavía el regreso a la normalidad” y subrayó las restricciones que existen en esta edición y la inseguridad que hubo durante la preparación debido a la evolución de la pandemia.

“El que a pesar de todo vengan expositores de 80 países muestra la falta que hace la Feria como punto de encuentro”, dijo Boos.

Destacó que hay incluso expositores -entre ellos editores de literatura infantil de Colombia, Uruguay, Ruanda y Kazajistán- que vienen por primera vez.

¿Cómo surgió la polémica de editoriales de ultraderecha en Fráncfort?

La pandemia ha sido tomada por la Feria como una oportunidad para lanzar un debate sobre “cómo queremos vivir” -es uno de los lemas de este año- y para ello desarrolló un proyecto común con el canal cultural franco-alemán “Arte”.

En un barco que recorrió las aguas del río Meno se reunió a ocho personalidades relacionadas con el mundo del libro que no se conocían entre sí y fueron invitados a discutir sobre aquella cuestión, sin moderador pero con la presencia de cámaras que iban grabando la reunión para después realizar una película de la parte más relevante de las discusiones.

El proyecto fue presentado durante la conferencia de prensa y en la presentación saltó el tema de la presencia de diversas editoriales de ultraderecha.

El tema no es nuevo pero en esta ocasión ha adquirido nueva relevancia debido a que la escritora Jasmina Kuhnke canceló su visita a la Feria, para presentar su novela “Corazón negro”, porque el acto debía realizarse en un escenario cercano a donde están varias editoriales de ultraderecha.

“Es de temer que además de los editores y algunos autores otros ultraderechistas visiten la Feria, lo que deja claro que hay un peligro para mí. Además me parece inaceptable que se le dé a los nazis un espacio para presentarse”, dijo Kunhnke, que ha recibido amenazas de grupos extremistas, en su cuenta de Twitter.

El asunto saltó cuando uno de los participantes en el proyecto de “Arte”, el periodista y activista Raoul Krauthausen, dijo que quería solidarizarse con aquellos que no se atrevían a ir a la Feria por la presencia de ultraderechistas y que “si se le da espacio a los extremistas hay que asumir responsabilidades”.

Boos, después de que en la ronda de preguntas volviera a surgir la cuestión, reaccionó con su viejo argumento de que “la libertad de opinión y publicación es uno de los valores más importantes para el mundo editorial”.

“Lamentablemente eso implica aceptar la presencia de gente que no quisiera tener aquí”, aseguró.

El caso más destacado de editoriales de ultraderecha es “Antaios”, propiedad de Götz Kubischeck, fundador del llamado Movimiento Identitario, considerado como contrario a la Constitución alemana.

Normalmente Antaios y otras editoriales similares exponen en un extremo de un pabellón y para llegar a sus lugares de exposición hay que buscarlas, razón por la cual es casi imposible encontrarse con ellas por azar.

Lamentan protestas por presencia de editoriales de ultraderecha

La Feria del Libro de Fráncfort y el Gremio de Editores han lamentado las protestas derivadas de la presencia de editoriales cercanas a la ultraderecha y justificado su inclusión entre los expositores en la libertad de expresión.

“La libertad de expresión y publicación son prioritarias para nosotros. Son el fundamento para la democracia y para la existencia de la Feria del Libro”, se afirma en un comunicado conjunto, ante la serie de escritores que han declinado su asistencia por esa razón.

La “Buchmesse”, denominación en alemán de la Feria, y el Gremio de Editores “están comprometidos con una sociedad tolerante y respetuosa, distanciada de posiciones extremas”, prosigue el texto. Pero la prohibición de editoriales o publicaciones de este espectro “corresponde a la Justicia”, concluye.
 

El comunicado, emitido en la primera jornada de la feria, que fue inaugurada formalmente ayer, sigue a la situación creada por la cancelación de su visita de varios escritores.

La primera decisión en este sentido procedió de la escritora Jasmina Kuhnke. Las artistas de origen africano Annabelle Mandeng y Nikeata Thompson, que también cancelaron su visita a la Feria.

 

Anterior Siguiente